Mapas mentales: Ideas en imágenes

 

El término mapa mental ha estado presente con mucha fuerza desde hace algún tiempo y es ampliamente utilizado como herramienta para el aprendizaje de forma dinámica.

Un mapa mental es la representación de una idea y de conceptos relacionados con ella de manera gráfica.

Está técnica fue utilizada por primera vez por Tony Buzan, autor de varios libros sobre el tema y se ha mantenido desde su aparición hasta ahora como una de las técnicas de estudio más apreciadas dentro del campo educativo.

Su popularidad ha sido bien ganada ya que facilita en gran medida el aprendizaje mediante la visualización de ideas relacionadas entre sí que se presentan en forma esquematizada.

Las imágenes, símbolos y colores son los protagonistas de un mapa mental. Mediante su utilización se representan las ideas y conceptos que son objeto de estudio.

¿Cómo se hace un mapa mental?

Es posible que aún no tengas muy claro de que se trata un mapa mental o cómo puedes hacer uno. Pero no te preocupes verás que en realidad es algo sencillo y una vez que empieces a familiarizarte con la técnica se hará cada vez más fluido el proceso.

Lo primero que debes hacer es definir cuál es el concepto o idea principal en pocas palabras. Cuando decimos pocas palabras son realmente pocas palabras, es decir, una, dos o máximo tres.

De preferencia puedes utilizar en lugar de estas pocas palabras una imagen alusiva a la idea principal.

En una hoja o cartulina blanca orientada en forma horizontal coloca en el centro de la misma bien sea las palabras que representan la idea principal o la imagen que hayas seleccionado.

Los conceptos relacionados con el tema central se van enlazando alrededor de este utilizando líneas para unirlos. Se recomienda que las líneas sean curvas ya que las líneas rectas tienden a cansar al cerebro lo que puede provocar que la atención se desvíe.

El orden de las ideas asociadas al tema central se establece de acuerdo a las agujas del reloj empezando por la “una”.

Cada rama de la idea principal se desarrolla de manera independiente.

Puedes utilizar colores diferentes para cada nivel de ideas. Los colores juegan un papel muy importante en los mapas mentales para destacar y acentuar las ideas.

Siéntete libre de desarrollar tu propio estilo y dar rienda suelta a tu creatividad.

Trata de utilizar bastantes imágenes y símbolos pero pocas palabras.

Beneficios de utilizar mapas mentales

El impacto visual de las imágenes y del diagrama permite aumentar la retención de las ideas y las relaciones que existen entre ellas.

Con la utilización de mapas mentales el aprendizaje de los contenidos se hace de forma dinámica, más amena, obteniendo mejores resultados.

Esta técnica ayuda a mejorar la memorización y fomenta el desarrollo de la creatividad.

Fomenta la lluvia de ideas.

Además de ser una herramienta de estudio muy valiosa también es empleada en el mundo de los negocios y en otros campos, por lo que aprender a utilizarla no solo nos puede traer beneficios en la formación educativa sino también a nivel laboral.